El Centro de Formación Profesional Santa Agatoclia de Mequinenza vuelve a Mercoequip para mostrar su oferta educativa para el curso 2018-2019

En su stand se ofrecerá información personalizada y a través de paneles se mostrarán alguno de los trabajos que realizan los alumnos a lo largo del curso.

4811El Centro de Formación Profesional Santa Agatoclia de Mequinenza aprovechará la celebración de Mercoequip, la Feria del Equipamiento Agricola, Industrial y Comercial que se celebra en Fraga, este fin de semana para dar a conocer su oferta educativa de FP Básica a los visitantes del certamen de cara al próximo curso escolar. El Centro volverá a ofrecer la posibilidad de seguir estudios en los módulos de electricidad y electrónica y servicios comerciales.

En el stand, ubicado en el Pabellón del Sotet, se ofrecerá información personalizada y a4884 través de unos paneles informativos elaborados por los alumnos de servicios comerciales en los que se muestran algunos de los proyectos que han llevado a cabo durante el curso. También se podrá interactuar con una maqueta de una casa domótica, en la que han estado trabajando los alumnos del módulo de electricidad y electrónica, con una impresora 3D, con la iluminación de una escalera comunitaria y con un reloj mural de leds con sensores de temperatura y humedad fabricado como parte práctica de las asignaturas que se imparten en el Centro.

Se trata de alguno de los proyectos que se integran con la enseñanza que reciben los alumnos para poner en práctica, con casos reales, los conocimientos que adquieren en clase a la vez que se ponen en marcha dinámicas de trabajo en equipo y se motiva a los estudiantes a poner en marcha ideas que den solución a retos que ellos mismos proponen.

 

Un número especial de “Crónicas del Ebro” resume un proyecto de investigación sobre la Revolución Industrial de los alumnos del Centro de Formación Profesional Santa Agatoclia

La presentación, a la que asistieron un centenar de personas, se llevó a cabo en el Museo de Historia y finaliza con una degustación de tapas ambientadas en el proyecto educativo centrado en mediados del siglo XX.

La edición especial del “Crónicas del Ebro” se agotó rápidamente entre el centenar de asistentes a la presentación del proyecto educativo del Centro de Formación Profesional  Santa Agatoclia de Mequinenza en el que bajo el título “La Revolución Industrial en Mequinenza” los escolares han estado trabajando durante dos cursos. Se trata de un periódico con diseño de la época estudiada, que abarca desde finales de siglo XIX a mediados del siglo XX, que es el resultado del proyecto de investigación.

Tal y como quedó patente en la presentación del proyecto el trabajo analiza un hecho diferencial y único en la sociedad y la economía de la Comarca del Bajo Cinca, una zona eminentemente agrícola en el periodo analizado, y localizado en Mequinenza, donde gracias a incorporación de la industria los vecinos vivían de un sueldo. Un hecho que condicionó el día a día en la vida del municipio.

Todo arranca a finales del siglo XIX con el anuncio de la llegada del ferrocarril a la localidad con la construcción de la línea que uniría Fraga, Mequinenza y Tortosa, que enlazaría con Caspe y Reus y que daría salida a la producción del carbón, un proyecto que no llegaría a ser una realidad. Analiza la explosión demográfica que en el siglo XX llevó Mequinenza a superar los 4.500 habitantes y algunas de las industrias de la localidad, al margen de las relacionadas con la extracción del carbón y la construcción de la presa, cuyo desarrollo, en algún caso, está ligado al crecimiento de la población.

Industrias como la fábrica de regaliz, que ha llevado a los alumnos a recopilar información de fuentes tan lejanas como el Museo del Dulce de Uzes en Francia, la de hielo o la de sifón con entrevistas a sus propietarios, las de aceite, con hasta 5 almazaras, o las relacionadas con el transporte que se dedicaban, entre otras cosas, a construir y reparar llaüts, embarcaciones que surcaban el Ebro. Aspectos estos últimos menos investigados y en los que los alumnos hicieron hincapié en su intervención en la presentación.

En la presentación, María Ángeles Soler, concejal de educación y cultura, aplaudió el trabajo realizado por los alumnos y les felicitó “porque siempre es interesante conocer un pedacito más de la historia de Mequinenza”. Rosina Sillué, directora del centro, destacó que el proyecto educativo ha servido para “unir el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación con la asignatura de historia” y agradeció la colaboración de todas las personas que han participado. Yolanda Cruellas, la profesora que ha coordinado el proyecto, explicó cómo se llevó a cabo el trabajo, como se fueron resolviendo las dificultades, felicitó a los autores por el resultado y avanzó que “hay más cosas relacionadas con Mequinenza que podemos investigar”.

El acto finalizó con una pequeña exposición de fotografías que complementa en imágenes los hechos que relata el número especial de la “Crónicas del Ebro” con un contenido muy centrado en la “Revolución Industrial de Mequinenza” y una degustación de tapas ambientadas en el trabajo y que estaban elaboradas por los alumnos del PCI Ayudante de Cocina que se imparte en Fraga. Los asistentes, una vez recibidas las pertinentes explicaciones por parte de los cocineros de cada una de sus creaciones, pudieron degustas un delicioso “refresquet de regalíssia”, Llaüts del Ebro con sardinas de tina”, carbón de la mina Santa Isabel, tostadas de escalibada con aceite del Poble o paté de oliva de Mequinenza.

Descarga aquí la edición especial de “Crónicas del Ebro” dedicada a la Revolución Industrial en Mequinenza elaborado por los alumnos del Centro de Formación Profesional Santa Agatoclia de Mequinenza

 

El proyecto “La Revolución Industrial en Mequinenza”, elaborado por alumnos del Colegio Santa Agatoclia, se presenta en los Museos de Mequinenza

La presentación, en un acto abierto, se llevará a cabo en el Museo de la Historia a las 6 y media de la tarde y se acompañará con una degustación de tapas “industriales” elaboradas por los alumnos del PCI Ayudante de Cocina que se imparte en Fraga

MUSEOS-DE-MEQUINENZA-e1526460184546

El sábado  29 de abril a las 6 y media de la tarde en la sala de audiovisuales del Museo de la Historia de Mequinenza, en el “Poble Vell” -el antiguo núcleo urbano de la localidad desaparecido por la construcción del  embalse de Riba-roja-, se presentará en un acto abierto al público el proyecto educativo “La Revolución Industrial en Mequinenza” elaborado durante dos cursos por los alumnos de Formación Profesional Básica del módulo comunicación y sociedad II del Centro de Formación Profesional Santa Agatoclia de la localidad.

El trabajo analiza un hecho diferencial y único en la sociedad y la economía de la Comarca del Bajo Cinca, una zona eminentemente agrícola en el periodo analizado, y localizado en Mequinenza. Su desarrollo se ha basado en la investigación a través de diferentes fuentes: principalmente hemerotecas digitales, fomentando el uso de la Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), y entrevistas personales, que podrán verse en la presentación.

Una labor que se ha reflejado en un periódico, con diseño de la época, que se entregará a todas las personas que asistan a la presentación y que además, al finalizar, podrán degustar unas tapas “industriales”, elaboradas por los alumnos del PCI Ayudante de Cocina que se imparte en Fraga, inspiradas en el proyecto.

El objetivo de este trabajo de investigación es aplicar los conocimientos académicos adquiridos durante la formación en un caso práctico potenciando así la iniciativa y la autonomía personal, ya que el profesor pierde su papel central, el trabajo colaborativo y el fomento de la creatividad del alumnado.

Entre las curiosidades que recoge la investigación figuran la industria del regaliz, el denominado “oro en palo”, que incluso se comercializó en Estados Unidos para utilizarlo en la elaboración de whisky o la fabricación de sifón. El trabajo hace referencia también a las harineras o a la minería, entre otras actividades económicas, y a la repercusión que tuvo en la sociedad el hecho de que los vecinos vivieran de un salario.

La segunda promoción de alumnos y alumnas de FP Básica del Colegio Santa Agatoclia comienzan sus prácticas en empresas

Los 9 alumnos que han superado los estudios las desarrollarán en empresas de Fraga y Mequinenza hasta el 9 de junio. 

El 83 % del alumnado matriculado en los módulos de Formación Profesional Básica de electricidad y electrónica y servicios comerciales que han cursado segundo en el Centro de Formación Profesional Santa Agatoclia de Mequinenza han superado sus estudios. Desde el 2 de mayo han comenzado el periodo de prácticas, una vez superada la correspondiente formación en riesgos laborales, lo que para muchos significa su primer contacto con el mercado laboral.

 

Durante un total de 240 horas, unas 6 semanas, los jóvenes completarán su formación y aplicarán los conocimientos adquiridos a lo largo de dos cursos en las empresas Tecmafra, Simply Market –con dos alumnos en prácticas-, y Agrostock en Fraga y Electricidad J. Godia, Electricidad Víctor Roca, Cargill y Automoto Center en Mequinenza. A ellas se suma el Ayuntamiento de Mequinenza con otros dos alumnos, uno proveniente del Centro Santa Agatoclia y otro, vecino de la localidad, del IES Bajo Cinca.

Una vez completado el periodo de prácticas los alumnos recibirán el título como técnicos de la especialidad elegida. Buena parte de ellos, como ya ocurrió el año pasado, han mostrado su interés en continuar sus estudios en las ramas de Formación Profesional de grado medio de cara al próximo curso.

 

El Spai Jove de Mequinenza estrenará iluminación navideña elaborada por los alumnos del Santa Agatoclia

A las tareas de montaje del Belén y de elaboración del escaparate de Navidad este año se suma el encargo del Ayuntamiento de Mequinenza de la iluminación exterior de la instalación

El Centro de Formación Profesional Santa Agatoclia de Mequinenza bulle de actividad estos días por la proximidad de la Navidad. A las tareas de montaje del Belén en los porches de la Plaza del Ayuntamiento, una labor de la que se encargan desde hace más de medio siglo, y la elaboración del escaparate de Navidad este año se suma el encargo del Ayuntamiento de decorar el Spai Jove, el centro de ocio juvenil alternativo de la localidad.

Para este nuevo encargo, que consiste en la colocación de diversas figuras con motivos navideños que se colgarán en la fachada de esta instalación municipal, se han utilizado antiguas estructuras a las que se ha incorporado una instalación eléctrica a base de tecnología led. Los trabajos se desarrollan en uno de los talleres con los que cuenta el Centro y se encuentran en su recta final. Una vez concluidas las tareas se procederá a su colocación para que luzca durante toda la Navidad.

Los alumnos de Formación Profesional Básica de servicios comerciales y de electricidad y electrónica aprovechan los conocimientos adquiridos en el aula y los aplican para llevar a cabo estos trabajos a modo de prácticas. El objetivo es motivar a los estudiantes a poner en marcha proyectos de casos reales que ponen en valor la formación que reciben en el Centro.

Los alumnos y alumnas del Santa Agatoclia aprenden a hablar en público

El Spai Jove acogió un taller del Instituto Aragonés de Juventud en el que los alumnos y alumnas del Colegio Santa Agatoclia han aprendido a superar los miedos a la hora de hablar en público.

El Instituto Aragonés de Juventud (IAJ) a través del área de juventud de la Comarca del Bajo Cinca y con la colaboración del Ayuntamiento de Mequinenza ofertaba un taller de cómo hablar en público dirigido a jóvenes de la localidad. El objetivo era dotar a los participantes de habilidades para afrontar, entre otras cuestiones, entrevistas de trabajo, las presentaciones en el aula o su participación en actividades cara al público como charlas.

Una veintena de jóvenes, entre los que se encontraban los alumnos y alumnas del Centro de Formación Profesional Santa Agatoclia de Mequinenza, participaron en esta actividad que se desarrolló en el Spai Jove. Entre las cuestiones que se trabajaron en una amena jornada destacan dominar el lenguaje corporal, la oralidad, interpretar para transmitir los mensajes, dominar los nervios y tener muy claro a quién va dirigida la intervención.  Herramientas necesarias para llevar a cabo una buena presentación que deben estar sustentadas en una buena preparación.